En la “Área Cardio” del centro deportivo ZEM Castro Urdiles los usuarios tienen más de 30 puestos disponibles: cintas para correr, bicis estáticas, bicis de spining, una cabra de triathlon, elípticas y unos ergómetros.

El ergómetro es una máquina para realizar una simulación de la acción de remar. Son maquinas muy avanzadas ya que disponen de un ordenador que permite medir muchas variables (paladas, velocidad, potencia etc…)

Realizar un ejercicio de ergómetro es algo muy beneficioso, trabaja la mayoría de los grupos musculares del cuerpo, a diferencia de otras actividades de cardio que solo solicitan el tren inferior como es correr o hacer bici.

Por lo tanto se trata de un ejercicio completo ideal por ejemplo para realizar un calentamiento antes de hacer una rutina de pesas o de participar en una clase grupal de tipo TRX, circuito funcional o ZEM pump.

Pero aun que sea solo para un calentamiento de entre 5 y 10 minutos es importante saber calibrar el ergómetro, vemos muchos usuarios poner la palanca siempre en el nivel 10 de 10 posibles. La palanca de resistencia sirve para calibrar el ergómetro, no para hacer el ejercicio más duro. Si deseas hacerlo más duro solo hace falta aumentar el ritmo de paladas.

Cada ergómetro a nivel mecánico es diferente y ofrecen una resistencia diferente. Al arrancar la sesión se tiene que calibrar el ergómetro y ello se hace desde la pantalla de configuración en la cual se ajusta el denominado “Drag Factor” . Aquí el ordenador os va a pedir remar y va a ofrecer datos sobre la resistencia del propio ergómetro. Moviendo la palanca de resistencia del ventilador del ergómetro va aumentar o disminuir el Drag Factor que tiene que estar configurado entre 120 y 130. Así que si usas los ergómetros, configura el Drag Factor, y haz un entreno eficiente y seguro.